México construye muro de madera – Entorno Notimueblequipo

Redacción / Notimueblequipo.


México no explota totalmente su potencial forestal, en su mayoría por no haber estímulos para que los productores incrementen su actividad y renueven sus tecnologías.


 

¿Qué ha provocado el que México, el doceavo país con mayor superficie forestal en el mundo, tenga un déficit de madera del 50%? En este contexto, México incluso importa madera y productos afines como tableros de otros países de Sudamérica y de Estados Unidos; este último básicamente tiene el monopolio de exportarle a nuestra nación la mayor cantidad de madera frondosa que consume, pese a que dicho tipo se da naturalmente en algunas regiones mexicanas.

Ha sido una notable falta de iniciativa por parte de los productores locales, y una falta de apoyo del gobierno a las comunidades que realizan cadenas productivas; entre otros factores, los que han puesto una barrera mental para desmotivar el desarrollo del sector forestal productivo en México.

Como consecuencia, no sólo se depende más de las importaciones, en el entendido de que muchos muebleros tienen que comprar la madera para sus salas y closets de otro país, sino que se desalienta el mercado de la maquinaria pesada y ligera para procesar madera, pues se observan más empresas que deseen dedicarse a la extracción de madera, o las que ya lo hacen, no perciben incentivos para actualizar su tecnología y producir más.

Ahora con el nuevo gobierno estadounidense, si este decide dar fin al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), naturalmente esos insumos importados podrían tener un costo adicional si gobierno mexicano y vecino se enfrentan en una guerra comercial de aranceles. Este podría ser el momento para comenzar a producir más desde los bosques del país, aunque tendría un costo inmediato en renovar tecnología y costear burocracia para ampliar plantaciones autorizadas y sustentables.

Otra opción es hacer caso del consejo que muchos expertos han venido haciendo a la  industria desde hace años, pero poco ha sido escuchado: motivar una industria inmobiliaria que construya con madera. La casa estilo californiano ha sido un éxito y motor en EE. UU. en las urbes y en el campo, y ha representado siempre un nicho importante de demanda de madera a sus propios bosques.

Comenzar a presionar a los gobiernos y a las grandes empresas, así como a la población para que se comience a adoptar la vivienda de madera, siempre más ecológica y económica, sería darle un estimulo inmediato a los productores madereros para que incrementen y popularicen su oferta, claro solo si implementamos este escenario en forma masiva.

Solamente así se podrá superar este déficit y motivar al mercado productivo local; de otra manera, el que la autoridad nacional forestal ya haya puesto sobre la mesa la meta de duplicar esa producción de madera para el 2018, es un paso importante, pero solo una fantasía en papel si no se gestionan medidas desde la raíz, como las antes mencionadas. Es metafóricamente hablando, construir un muro de madera, bruta y que nos impide pasar al lado productivo, pero ahí esta.